El vestido de boda perfecto

 

Todas hemos pensado, al menos una vez en la vida, cómo sería nuestro vestido de novia y nos sentimos organizadores de bodas. Actualmente, existen opciones infinitas para satisfacer a cada una de nosotras; sin embargo, podrías perderte al momento de elegir la más adecuada para ti, incluso si te quieres ir al súper lujo con un Armani o un Christian Dior.

Por eso, queremos darte algunos consejos para que te veas de ensueño en ese día tan especial, ¡y siempre fiel a tu estilo!

Los materiales como la organza, el encaje y la seda nunca pasan de moda; si eres una novia clásica y elegante, decántate por diseños que los incluyan. Por otro lado, las transparencias son ideales para quienes buscan proyectar un aire misterioso y etéreo, nos encantan los vestidos con muchas capas de tela diáfana.

¿Te consideras una mujer sexy? Entonces, no puedes dejar de lado los vestidos con aberturas largas en las piernas o con escotes generosos en la espalda. Eso sí, opta por uno de estos detalles nada más para no caer en el mal gusto o prefiere los cortes sirena para resaltar tus curvas.

Las más románticas pueden dejarse llevar por el tul, las siluetas tipo princesa y las aplicaciones de pedrería.

 

 

Triunfa el corte princesa

Las novias buscan vestidos vaporosos o con grandes colas para engalanarse en su gran día. Es una ocasión única en la vida, y los cortes preferidos son los de estilo “princesa”, entallados en la cintura y con una cascada de tul, gasa u organza en mil capas para dar volumen a la falda, preferiblemente larga.

Ilusión en el escote

Los escotes de fantasía, con transparencias y encajes que parecen adherirse a la piel, son los preferidos por las futuras novias. Estos preciosos diseños permiten a los modistos dejar volar su imaginación y convierten los vestidos en verdaderas obras de arte a base de motivos florales. Los escotes en V –que alargan el cuello de las novias–, los tipo barco o los palabra de honor son los siguientes más buscados.

Tejidos lisos

Frente a los rasos y sedas en blancos puros con pocas ornamentaciones cobra fuerza la delicadeza del encaje chantilly o las aplicaciones de guipur. Unos y otros destacan por la sencillez y elegancia que imponen a todo tipo de diseños.

Corpiños ajustados

Las novias prefieren lucir su figura eligiendo vestidos entallados al cuerpo que destaquen la pureza de líneas. Quieren estilizar al máximo su figura, dejando todo el vuelo y la vaporosidad a las faldas estilo princesa o con corte tipo sirena, de manera que la cintura quede bien definida.

Dos piezas

Una tendencia que triunfa especialmente entre las novias que se casan por lo civil: reemplazar el clásico vestido por dos piezas: un cuerpo corto con caída y una falda larguísima de volumen discreto.

Espaldas al aire

Los escotes de vértigo que dejan prácticamente toda la espalda al descubierto también marcarán tendencia la próxima temporada. Ya sea decorados con hilo de plata y cristales o cubiertos de gasa y encaje resultan de lo más sensuales.

 

Con información de la revista Glamour.mx y Organiza tu Fiesta.mx

 

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]